Maloka Bar multiusos (multipurpose barroom)


Ouagadougou, Burkina Faso. 2012
Realizada con apoyo de Prince Claus Fund y la Federation du Cartel


El  Barrio popular de Bougsemtenga es uno más de los muchos que componen Ouagadougou. Este en particular acoge la Federación Du cartel, la escuela de artes escenográficas y otras instituciones culturales propiciando cada 2 años un festival de artes que ocupa toda la calle principal. 
Para la intervención planteamos, con la colaboración de agentes locales, una estructura útil y de uso común en el espacio público. La cotidianidad del barrio está marcada claramente por el desempleo y el exceso del tiempo libre. Para aquellos que no han conseguido inventar sus propios recursos, consiste en una permanente espera bajo el inclemente sol del Sahel, matizada con pequeños empleos esporádicas y mucha cerveza barata al caer la noche. 

Lo que construimos fue derivando en un bar de Dolo (bebida fermentada de maíz similar a la chicha andina), que por las mañanas era un pequeño mercado desayunero y a mitad del día un refugio del sol.

La estructura de Maloka fue elegida en primer lugar porque es una estructura simple y sintética: un techo de dos aguas sostenido por un armazón triangular. Eso facilita su montaje en las condiciones de trabajo de esa ciudad. En segundo lugar, es una estructura nómade, susceptible a ocupar su lugar sólo el tiempo que nos fue permitido.

Las típicas cabañas cilíndricas con techo cónico muy comunes en la arquitectura tradicional Mossi de la zona responden a una lógica constructiva proveniente de la de la estructura social, del orden jerárquico familiar y de las condiciones climáticas. Esta pieza apela a una temporalidad distinta, más cercana a aquella realidad no tradicional vinculada al exceso de tiempo libre.







Una vez establecidos con la asociación local de acogida (Federación du cartel) fuimos presentados con vecinos del barrio de Butsemtenga que aceptaron trabajar con nosotros. Junto con la esporádica participación de otros voluntarios locales llevamos a cabo un estudio de campo de los materiales que podrian servirnos para la instalación.
En este caso la idea era hacer una estructura de calidad gradual, hecha de diferentes materiales de menos a más precario. Escogimos 6 materiales de uso difundido en la localidad para su revestimiento.

Recorrer su interior genera el efecto de un paseo temporal por distintos grados de precariedad y sus características evidencian las diferencias, ventajas y desventajas de cada material a los distintos factores climáticos y humanos en un solo espacio funcional. 





Una vez concluido el montaje, la estructura fue entregada al barrio. A las pocas horas fue paulatinamente ocupada por gente. La ocupacion fue basicamente espontanea a partir de un acercamento con una señora, vendedora ambulante, que debió ser desplazada para la instalación. Ella fue invitada a ocupar con su negocio el interior de la Maloka, lo cual procedió a hacer y produjo un efecto llamada para otras oportunidades temporales de negocio.

Durante 8 días, la instalación tuvo principalmente esta función, totalmente acorde con el principio de su creación y con la idea de que se convirtiese en un espacio de interacción. 





A través de otra sencilla convocatoria en el barrio, conseguimos el apoyo de la gente para el desmontaje. Las labores físicas constructivas puede ser únicamente desarrolladas exclusivamente por hombres en esta localidad por cuestiones culturales. Todos los materiales fueron repartidos entre los participantes de esta acción final, mediante acuerdos que se fueron dando según el nivel participación de cada uno en todo el proceso. 




Sheik, Santiago y Nelsoum.